SEGUIMOS CON LAS ANECDOTAS

PELEA EN UNA NOCHE CUALQUIERA

De todos es conocido que en urgencias, a veces surgen peleas, gente que ha consumido mucho alcohol, vienen de otras peleas, drogas... esto que voy a contar pasó una noche cualquiera, en las urgencias de un hospital cualquiera, de estas en las que dices, esto no esta pagado, muchísima gente, las observaciones llenas de pacientes, la sala de espera a tope y para colmo dos críticos, pero críticos de los de verdad.
Recuerdo que antes de todo una mujer de unos 60 años venía porque se había dado un golpe y no podía mover el pie, iba deambulando a la pata coja. 
Como tantas otras noches, habían llegado dos hombres  con contusiones y alguna brecha. Yo tuve que entrar a críticos, tras un rato trabajando y estando ya estabilizados , escuchamos un revuelo impresionante, gritos... Un compañero y yo decidimos salir para ver qué estaba pasando. Al salir encontramos a todo el mundo  que salía corriendo, entrando en las consultas, donde se estaba atendiendo a otros pacientes.  Eran varios porteros de discoteca que llegaron a urgencias para ser atendidos por una agresión, uno de ellos con una brecha en la cabeza, con la grata sorpresa para ellos que al entrar a la sala de espera estaban los otros con los que se había producido la pelea. Estos al ver a los porteros salieron corriendo escondiéndose, los porteros iban fuera de si, como si estuvieran solos en urgencias, abriendo puerta por puerta buscandolos y la estampida de gente conforme estos avanzaban era terrible, aunque vista por cámara después resultaba hasta graciosa.
Incluso esa mujer que no podía caminar, saltaba las sillas como si fuera una atleta saltando obstáculos. Otro paciente que se encontraba en el wc para recoger una muestra de orina, al ver el revuelo saltó por la ventana, que menos mal era de una planta baja. Un compañero, al escuchar el escandalo pensó que se trataba de algún brote psicótico, preparó mendicación por si había que sedar a alguien y los que estábamos allí lo vimos como salía al pasillo y al ver lo que se venía encima dio media vuelta y se volvió a encerrar. Yo también pegué mi carrera y es que aquello daba terror, pensando que alguien que danzaba por unas urgencias así seria capaz de cualquier cosa. Al final encontraron a los que buscaban y se avalanzaron sobre ellos, los compañeros de seguridad intentaron separarlos, al igual que un compañero y un paciente. Durante unos minutos, que fueron eternos, se llamó a la policía, que en escasos minutos mandó un furgón con varios policías del grupo de "acción rápida" y haciendo gala del nombre, no tardaron más de 5 minutos en tener sentaditos a los tres musculosos porteros, que habían disfrutado de sus minutos de gloria, haciéndonos pasar uno de los peores y terroríficos momentos de nuestras vidas.
Después de aquello recordando y viendo imágenes, el susto pasó a sacar los momentos graciosos, pareciendo una de las escenas de Benny Hill y agradeciendo que al final nadie salió herido, solo los que ya lo estaban de la pelea y todos nos quedamos con el susto en el cuerpo.
Esta imagen divertida del monstruo de las galletas.



Comentarios

Entradas populares