LA DOCENCIA EN ENFERMERÍA

Muy buenas tardes de sábado, hoy quiero tratar de un tema que me encanta, la docencia en enfermería.
Aunque este año hace ya 10 añitos que termine enfermería, aun recuerdo perfectamente a mis profesores y sobre todo a los tutores de practicas, por la labor tan importante que tienen a la hora de trasmitir no solo conocimientos y habilidades, sino valores básicos para el desempeño de nuestra labor como enfermeros.
Recuerdo mi primer día de practicas, que fue en atención primaria, era primero de enfermería y los profesores nos tenían recomendado solo mirar sin hacer nada. Pues yo lleno de curiosidad me senté con mi tutor en extracciones de sangre a mirar con los ojos como platos como preparaba para sacar sangre. Justo antes de que entrara la primera paciente se agacho y me dijo "aquí solo hay una forma de aprender, mira como saco la primera y las siguientes son todas para ti" yo entre nervios y emoción, intente captar la máxima información para después poder hacerlo yo. Paso mi paciente, iba a ser sin saberlo mi primera paciente, prepare el material, puse mi ligadura, elegí la vena y con un temblor que intentaba disimular, conseguí sacar mi primera analítica. Recuerdo como la paciente de forma muy agradable me dijo lo has hecho muy bien. De él al igual que de otros muchos aprendí infinidad de cosas, también tope con otros que por infinidad de factores estaban enfadados con el mundo, con la organización, algunos que no querían alumnos, otros que intentaban pillarnos para hacernos pasar malos ratos, otros que intentaban pillarnos pero para que aprendieramos... Luego también teníamos una parte importante los alumnos y es que había de todo, había algunos empollones, otros desastrillos, los juerguistas, los que no te querían dejar los apuntes, los que se enfadaban por haber estudiado mas que tu y sacar peor nota... pero nada fuera de lo normal en una clase cualquiera de una universidad cualquiera. A mi un buen profesor y tutor de practicas con quien llegue a tener amistad me llamaba el sindicalista, por la de veces que iba a su consulta a protestar por las injusticias que veía en el hospital o en la universidad jajaja... De este aprendí una de las cosas más importantes durante la carrera y que no solo sirve para la enfermería sino para la vida. Y era que daba igual lo bueno que fueras, lo técnicamente perfecto, que tuvieras mas conocimientos que nadie, si luego no le caías bien al paciente, hablaba de aprender a conectar con la gente, de entender que necesitan de ti y de mostrarse de forma natural, ser correctos pero a la vez cercanos.

Al estudiar los fundamentos de la enfermería se decía que una de las partes fundamentales en el desempeño de nuestra profesión es la docencia, ya cuando era alumno pensaba en como me gustaría ser  y sobre todo como no ser cuando fuera enfermero y si llegaba el día de tener algún alumno poder darle lo mejor de mi.

Cada año pasan por urgencias los alumnos de practicas, tanto de enfermería, auxiliares de enfermería como residentes de medicina y también residentes de enfermería o cursos de postgrado, como en mi clase se ven alumnos de todo tipo, grupos que en general tienen mucho interés, que son habilidosos, inteligentes y otros a los que les cuesta mas. También observo a compañeros que se desviven por explicarle lo mejor de ellos a los alumnos y a otros que ven un alumno y se niegan o se muestran reacios y también veo a pacientes que pese a estar mal confían en los alumnos dejandose hacer para que puedan aprender a ser buenos profesionales de los cuidados. Y de todo esto me doy cuenta de que pese a estar en el otro lado, todo sigue igual solo cambian las personas y el tiempo.

Ese tiempo ha hecho que cada día me guste mas la docencia y que busque cada día seguir aprendiendo para poder mejorar y poder ser un buen profesional, pero como decía mi amigo me siguen tocando las fibras las injusticias y no me vale un esto es así porque si. Y al final te das cuenta de que abriendo los ojos aprendes de todos, de tus compañeros, esos que se desviven, de los que no quieren un alumno ni en pintura, de los propios alumnos y de los pacientes a los que ofrecemos nuestra atención.

Me despido dándole las gracias a los alumnos que acaban de terminar su rotación por urgencias, por sus ganas, por sus inquietudes y por recordarme que tenemos que dar lo mejor de nosotros para cumplir uno de los fundamentos de nuestra profesión, la docencia. Docencia que después nos dará compañeros en cuya base de esos conocimientos o actitudes que tenga habrá una parte de lo que tu le diste, pensando que quizás algún día termine cuidándote a ti mismo, o a cualquier miembro de tu familia.

Gracias por todo y disculpa por aquellas cosas negativas que también os trasmitimos sin darnos cuenta.

 Dando un taller de RCP  a alumnos

Comentarios

  1. ¡Hola!
    Acabo de leer esta entrada y me ha encantado, porque me he sentido identificadísima como alumna que era hasta hace unos meses.
    Acabé en julio del año pasado y no he trabajado jamás como enfermera; en unos días empiezo mi andadura como R1 de Salud Mental. Lo que sé lo aprendí de mis prácticas, y he decir que recuerdo casi todo lo que hice: mi primera analítica a las 7 de la mañana, allá por segundo de carrera (fue a traición, no me dio tiempo a reaccionar cuando mi tutora me dijo que iba a hacerlo yo xDDD); las míticas abuelas que quieren presentarte a su nieto "porque eres tan graciosa y tan mañosa que me gustas para él"; los momentos de angustia que he pasado en Urgencias con las PCR -y que a pesar de todo echo mucho de menos, es un servicio que me encanta-; lo agradecidos que son los pacientes de Primaria y la UCI... Y los tutores. Yo tuve muchísima suerte: eran todos unos cracks, muy simpáticos, que se preocupaban de mantenerme (y mantenerse) al día con evidencia científica y que me enseñaron muy bien.
    Considero una pena que haya algunos enfermeros a los que no les gusta tener alumnos, pero cada uno es como es. ¡Yo estoy loca por ser tutora algún día, tiene que ser muy gratificante ver que alguien a quien le has enseñado se convierte en un buen profesional! *-*
    Ojalá en los próximos dos años de mi residencia haya enfermeros tan buenos y con tantas ganas de enseñar como tú, porque si es así voy a salir muy bien preparada.
    Un placer leerte :)
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares