QUIERO PEDIRTE PERDON


Si así de contundente quiero empezar esta nueva entrada del blog, con un sincero "quiero pedirte perdón"



Llevo tiempo dándole vueltas, escuchando a pacientes y familiares, observando mi trabajo y a mis compañeros... pero sin duda cuando estuve escuchando el testimonio de Carmen Prieto, Aroa Lopez y Esther Peinado, contando su experiencia como pacientes o como familiares de pacientes... un sentimiento de cierta culpa inundó mi sentir y es que no he podido dejar de pensar en la de veces que quizás no he estado a la altura de lo que necesitaba en un determinado momento mi paciente y su familia.

Quiero pedirte perdón si alguna vez te he contestado mal, si alguna vez no he sido amable, si alguna vez no he sabido escucharte o acompañarte cuando lo necesitabas.

Quiero pedirte perdón por no entender lo que estás viviendo, por no darme cuenta de que para ti yo era un apoyo, por parecer frío a veces...

Siempre intento pensar en ti, en lo que piensas y en cómo podría hacer que todo sea más fácil, de cómo evitar tu sufrimiento, de cómo cuidarte con la mayor profesionalidad posible, pero a la vez siendo lo más humano que se pueda ser.

Tanto la enfermería, como cualquier trabajo en sanidad, tiene que partir de la base de que no es un trabajo sin mas, existen muchos factores que nos contaminan, cosas del sistema que fallan y que pueden ocultarnos la realidad, pero la pura verdad es, que trabajamos para ayudar a la gente y al que no tenga claro esto debería de hacérselo mirar y dedicarse a otra cosa.

Este sábado pasado trabajé 15 horas, me tocó trabajar en observación y en ella atendí a una paciente, que por su grado de dependencia pasó con su cuidadora principal, su hija. Desde el primer momento intenté que se sintieran lo mejor posible ante la situación que estaban viviendo, igual que hice con el resto de pacientes, lo primero que hice fue presentarme y explicarles que iba a ser su enfermero y que cualquier cosa que necesitaran solo tenían que pedírmelo. La paciente estaba bastante inestable, descompensándose en dos ocasiones y en la última entró en fallo cardíaco y la verdad que la situación se puso bastante complicada, en todo momento allí estuvo su hija, muy preocupada y con momentos de angustia como era normal. En todo momento intenté ofrecer lo mejor de mi, tanto para atender a la paciente como para mejorar el estado de su hija. Al acabar el turno se había estabilizado, aunque os tengo que decir que acabé agotado, me había volcado tanto a nivel físico como emocional que terminé exhausto. Al irme la hija se levantó me cogió de las manos y me dio dos besos dándome las gracias por todo lo que había hecho y su madre desde la cama también me pidió dos besos, la verdad que no busco ningún reconocimiento pero ese sentimiento que te da que alguien te agradezca de corazón tu trabajo y tu ayuda no tiene precio.

Así que sin querer repetirme mucho quiero volver a pedirte perdón por que como persona que soy, en el futuro seguiré equivocándome y habrá veces en las que no esté a la altura de tus necesidades pero sí que te aviso que lucharé día a día para intentar hacer mi trabajo y mis cuidados más humanos y mejores para ti y tu familia.

Para concluir deciros que ya no sueño con un sistema sanitario más humano, ahora sé que empieza a ser una realidad.

No se si os gustará el post, pero me conformo con hacer que reflexionéis por un momento, pero si os hace qué pensar me gustaría que me dejaras un comentario y que compartas para llegar a mucha gente.

Gracias!!


Sígueme También en:


Twitter: @EnfdeUrgencias




Comentarios

  1. Solo con que cambie la mirada, ya cambia todo. Gracias por hacer lo que haces y sobretodo por hacerlo con el corazón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu animo y por tu comentario!! como bien dices, hay miradas que lo cambian todo. Besazos y a seguir.

      Eliminar
  2. Inevitable emocionarse y no sentir lo mismo que tú, es de personas honestas, humildes y auténticas pedir perdón por las veces que no estamos a la altura, que no nos damos cuenta de las consecuencias que tienen nuestros actos, nuestros gestos, nuestras "no miradas", nuestros comentarios tan poco acertados......porque somos humanos y a veces no podemos más. Pero aún así hay que ser fuertes y ponerse en el lugar del otro, siempre. Gracias por esta entrada, dice mucho de tu persona que la escribas, dice que eres humilde, honesto, un gran profesional pero sobre todo UNA GRAN PERSONA. GRACIAS JUAN CARLOS.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ains que te voy a decir yo a ti!! gracias a ti por todo tu apoyo, por estar ayudándome tanto en este mundillo y por ser ya una amiga!! tu si que eres una gran persona que esta aportándole muchísimo a enfermería pero lo mejor aun esta por llegar. Un beso!

      Eliminar
  3. Una palabra amables, una sonrisa, una mirada de comprensión, una escucha activa, son tan importantes como los medicamentos o más, pero creo que también vosot@s necesitáis el agradecimiento de quiénes sentimos en muchos de vosotr@s, esa humanidad, el perdón debe ser mutuo.....

    ResponderEliminar
  4. Hola Juan Carlos: Hemos aterrizado en tu Blog gracias a una entrevista que te hicieron en diariodicen.es la cual ya de por sí nos llamó la atención... Y qué decirte: Encantados con tu Blog, tu Honradez, profesionalidad y responsabilidad con tu profesión y con el enfermo. Muchas gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias por el comentario, me alegro de que os haya gustado, la verdad que hay mucho por hacer además de lo que ya hacemos, pero hay que empezar por uno mismo yo quiero intentar por lo menos mejorando mi forma de actuar y de desempeñar mi profesión. Un saludo y nuevamente gracias.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares