SIMULACROS EN URGENCIAS Y EMERGENCIAS UNA NECESIDAD REAL


Después de estar revisando algunas de mis últimas fotos se me ocurrió que podía preparar un post sobre los simulacros en urgencias y emergencias. Desde que acabé enfermería me llamaba bastante la atención todo lo relacionado con desastres y grandes catástrofes y admiraba cómo desde hace siglos el ser humano había buscado, o quizás no le había quedado otra que, afrontar dichas situaciones extremas.

Como en todo, a lo largo de los siglos se han ido perfeccionando los sistemas sanitarios y entre esas mejoras está la respuesta a grandes emergencias, siendo sin duda la realización de simulacros un elemento fundamental.

Mi primeros contactos con los simulacros fueron a raíz del curso de experto universitario que hice en la facultad de enfermería de Málaga, fui parte de la primera promoción y sin duda marcó un antes y un después para muchos de los que lo hicimos, tanto que al siguiente año lo ampliamos a Master, era el Master en Counseling e Intervención en Urgencias, Emergencias y Catástrofes. Al principio no sabíamos muy bien de qué iba, eso del counseling nos sonó un poco a chino, pero quien iba a decirnos tantos años después que iba a ser tan importante tener una formación en primeros auxilios psicológicos, inteligencia emocional, resiliencia y otros muchos aspectos a los que hoy en día se les da tanta importancia, sin duda Jesus Miranda (Director del Master) fue un gran visionario. La verdad que cada semana quedábamos fascinados, éramos un grupo muy variado, bomberos, enfermeras/os, médicos, TES, psicólogos… Los profesores eran una selección de lo mejor que había en España con experiencias tan increíbles como algunos de los que intervinieron en el atentado del 11 M, el accidente de avión de Spanair y otros profesionales increíbles de los que todo lo que pudiéramos aprender nos parecía poco.



Pero una de las mejores partes de esta formación era sin duda la parte práctica, una gran cantidad de actividades simuladas y otras reales junto a equipos sanitarios. Pero sobre todo, por aquellos años se hacía un ejercicio o “simulacro” de 24 horas en las que cientos de personas participaban, además de grupos de rescate de toda España, militares con la UME, Bomberos, diferentes cuerpos de seguridad como Policía Nacional, Guardia Civil y Policía Local, equipos de Protección Civil y sanitarios de diferentes servicios que de la mejor forma posible se enfrentaban a una gran emergencia simulada.

Después del primer año, seguí participando varios años más en los diferentes simulacros que se seguían organizando para concluir la formación y de todos tengo un montón de videos y fotos que me encanta ver y recordar, experiencias de aquellos ejercicios en los que además de atender a víctimas, he podido participar como observador, controlador y también como víctima a la que tenían que rescatar.



Era increíble ver cómo se tenían que coordinar, cómo tomaban decisiones en los puestos de mando, cómo se montaban las diferentes estructuras como los hospitales de campaña y también cómo realizaban rescates que parecían imposibles.


SIMULACROS EN EL HOSPITAL

Gracias a esta formación tuve la suerte de poder formar parte del Plan de Emergencias Externas de mi hospital, esta comisión en la que están integrados un grupo de profesionales de diferentes áreas del hospital tiene como función la de establecer el protocolo de actuación del hospital y sus profesionales ante una situación de múltiples víctimas, reduciendo errores y ofreciendo la mejor respuesta posible ante una situación que requiere un gran número de recursos en un corto espacio de tiempo.
Imagínate con lo concurridas que suelen estar habitualmente las urgencias si le sumamos una situación en la que puede haber un gran número de heridos, de los cuales unos serán remitidos por los equipos de emergencias pero otros muchos acudirán al hospital por cuenta propia, sumándole, familiares, medios de comunicación y los que acuden y que no forman parte de la emergencia. Da un poco de agobio con solo pensarlo ¿verdad? De ahí la importancia que es la realización de simulacros y tener unos planes de emergencias revisados y publicados de forma que la mayoría del personal sepa cómo actuar.
No siempre es fácil realizar simulacros, imaginaros en un Hospital donde siempre hay muchas personas, pero la realización de estos ejercicios es la mejor forma que tenemos para estar preparados ante estas situaciones.
Preparar un simulacro no es sencillo, hay que elegir un día, buscar la colaboración de otras entidades, víctimasa, sanitarios… lo ideal es que se mantenga en secreto para que los profesionales a los que les toca trabajar sufran el factor sorpresa y así hacerlo aún más real.
Durante el simulacro es muy importante la presencia de observadores que evalúen y detecten posibles errores del sistema, todo con la intención de dar la mejor respuesta posible ante una situación real.
No olvidéis nunca lo importante que esla realización de simulacros de forma frecuente y darle la relevancia que se merece puesto que trabajamos en emergencias y quizás algún día nos veamos en una situación con muchas víctimas para las que sin duda, ninguno de nosotros estamos preparados pero en las que seguro que damos lo mejor de nosotros.
Sé que os surgirán muchas dudas, pero no quiero cansaros que ya bastante largo es este post, podéis preguntarme todo lo que queráis que os iré respondiendo.
Espero que os haya gustado la publicación y que si participáis o habéis participado en algún ejercicio o simulacro me contéis vuestra experiencia.
Besos y Feliz Semana.


Enlaces de interés:


Comentarios

Entradas populares